Así lo informó el personal médico de la clínica Cehoca, una excelente noticia, ya que el niño milagrosamente se salvó para gloria de Dios. 

El niño quien era sobrino de Rafaela Petit ya se encuentra en casa con su familia, y su evolución fue satisfactoria.

Ahora vendrá el tratamiento psicológico para afrontar el dolor de la partida de su tía quien era su compañía, y demás amigos fallecidos. 

El niño de 14 años no podrá dar declaraciones todavía sobre lo sucedido aquel 13 de septiembre en Gaira, debido a su recuperación en casa. Solo hay que agradecer y decir «gracias a Dios» porque hubo un sobreviviente en este siniestro vial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *