Anatolio… vote sí

Por Jose Serrano

Anatolio Hernández es un representante a la Cámara por el departamento del Guainía, que se volvió famoso este fin de semana por un episodio risible, pero a la vez penoso y grotesco.

Anatolio se viralizó en las redes sociales porque en la votación del proyecto de presupuesto de la nación se le escucha preguntar, “¿Cómo están votando, ¿Cómo voto?”, que sí vota por el sí o vota por el no. Es una clara y contundente demostración de que no tiene idea ni conocimiento de lo que se estaba votando. También se oye cuando la presidenta de la Cámara, Jennifer Arias, le repite Anatolio vote sí.

La semana pasada se votó en el concejo de Malambo la aprobación del proyecto que crea la empresa de desarrollo y renovación urbana de Malambo “EDUM”, para que se pudiera aprobar el acuerdo 015, que crea la empresa, fue necesario conformar una nueva mayoría en el concejo, en donde 3 concejales saltaron como el canguro del no al sí, esos fueron Jhonis González, Milena Charris y la concejala Jassir. Me pregunto, ¿Cuántos Anatolios habrá en el concejo de Malambo?

Comencemos por decir que en sus principios y en su filosofía las empresas de economía mixta como la que se creó (EDUM) no son ni buenas ni malas, es solamente un modelo económico en el que invierten particulares, pero lo regula el estado, en este caso el alcalde, quien es el que ejerce el control económico y toma la última decisión.

Jhon Keynes y Milton Friedman fueron los creadores de esta teoría económica, también fueron considerados por la comunidad científica internacional como los economistas más influyentes del siglo 20. Su teoría defiende la intervención del estado en la economía.

Vuelvo y me pregunto, ¿Los Anatolios del concejo de Malambo saben esto?

La nueva empresa será la gestora de los macroproyectos y participará en la ejecución de planes de todo tipo a realizar por el municipio, pero con una alta participación del sector privado y de inversionistas particulares que obtendrán excelentes ganancias.

Saltan a la palestra y producen angustia una serie de preguntas que Anatolio no nos ha explicado, por ejemplo ¿Cuánto será el capital que pondrá el privado? ¿Quién ejercerá la interventoría, los filtros de selección y adjudicación y la calidad de lo que se contrate? Son respuestas que nos podrían aportar los 3 concejales que a última hora pasaron del no al sí.

Pero tranquilos todo esto está encadenado al dedo del alcalde. Siendo realistas indudablemente algunos ofrecimientos y algunas prebendas tuvieron que ser el motor y la gasolina para este cambio de opinión de los honorables concejales.

Algo que no deberíamos olvidar es que en las próximas elecciones no podemos volver a votar por Anatolio Malambo.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp