Bendita Altura

Por José Serrano

Como un yugo sobre mi cabeza y como una pesada carga siempre he tenido que vivir con la implacable pregunta: ¿Tú cuánto mides? No joda, más largo que una semana sin carne; siempre la mirada inquisidora midiéndome con el que pasa a mi lado, como si no fuera suficiente que siempre cuando joven en los bailes era el último que conseguía pareja esperando la muchacha con la que nadie quería bailar porque era muy alta, o ese suplicio que paso en los buses cuando no se encuentra desocupada la última banca, exactamente la silla que da para el pasillo, en fin no ha sido fácil cargar con esta bendita altura en un país subdesarrollado. Pero para todos aquellos que se están preguntando cuánto mido, les diré que mido 6.4. ¿A qué proviene todo este autoanálisis? Procede a que leyendo algunos artículos encontré dos datos muy interesantes, el primero histórico y el segundo científico. Comencemos por el primero que me llamó la atención: el rey Federico Guillermo I de Prusia vivió toda su vida obsesionado con los hombres altos y formó en el año 1.713 un batallón de fuerzas especiales, donde todos los soldados que servían en esta unidad debían medir más de 1.85 metros, incluso les pagaba generosamente; vivía tan obsesionado con la altura que se atrevió a secuestrar hombres altos y casarlos con las mujeres más lindas de su reino. Por otro lado, en un estudio elaborado por la Universidad del Norte se señala que la altura humana es una de las principales manifestaciones biológicas de nutrición. El hospital de la Universidad del Norte reveló un incremento significativo en la estatura de los colombianos nacidos entre 1910 y 1984, esto producto del mejoramiento de la nutrición por la revolución agrícola en los países desarrollados.

En Colombia el promedio de estatura de mujeres y hombres aumentó en 9 y 8 centímetros según un estudio realizado con estadísticas del Banco de la República, estudio que data de 1992.

Los colombianos crecimos en el siglo 20 un centímetro por década, igual que los jóvenes, y esto se considera todo un éxito. La investigación antropométrica señala que a lo largo de este período los colombianos comenzaron a alcanzar una estatura más cercana a su potencial genético debido a la mejoría en su nutrición.

Ya lo dice el libro de Daniel en 4-18 “El Altísimo gobierna el reino de los hombres y que a quien Él quiere lo da y constituye sobre él al más bajo de los hombres” o en Lucas 1:32 “Este será grande y será llamado hijo del Altísimo”, por lo que entiendo que el término de altura tiene que ver más con cosas buenas y positivas, y eso me hace, pese a todo, ser seguro.

Una pregunta pringamosera para mis amigos ¿Si yo mido 6.4, cuánto mido?

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp